Marta Sánchez la diva del pop español

RSS
Partager

10 mars 2011, 0h02m

Mar 8 Mar – Festival Creadoras en Metro 2011

Marta Sánchez comenzó puntual a su cita en el metro de Chamartín, como si de Ella Fitzgerald se tratara, una Big band de jazz da paso al primer tema de la Sánchez, he de decir que es la primera vez que voy a un concierto de Marta, y es que todo tiene su lógica: me invitaron y me picaba la curiosidad.

La primera parte fue tan elegante como inusual en una cantante que poco tiene que aportar al mundo del pop desde hace unos años pero que ha decidido dejar a su público con la boca abierta. A mí (que no soy su público) me dejó perplejo con un torrente de voz brutal, limpio, potente...¡Extraordinario! Todo esto acompañado de 12 artistas en una puesta en escena que en la segunda parte del concierto se convirtió en una suerte de nave espacial (incluido cambio de vestuario).

Cuando parecía que todo iba a acabar (de hecho algunos se fueron) La Sánchez se marca un bis más discotequero aun y con una gran máscara haciéndole las veces de asiento, las bailarinas, los efectos de las luces, los temas de sus coros cobrando protagonismo en cada cambio de vestuario de la cantante, todo un gran espectáculo que me sorprendió gratamente dejándome un buen sabor de boca.

¿Cosas negativas?

Pues sí que hubo unas cuantas: A Marta se le fue la olla en una ocasión y lo comentó en mitad del lapsus, mientras sus compañeros trataban de obviarlo, en un momento mágico de uno de los temas lentos dijo algo sobre el metro que no venía a cuento, el final pachangero deslució un poco la elegancia de casi toda la propuesta, demasiadas versiones de temas ajenos, faltaron temas muy buenos de su carrera ("La Belleza", "Dime la verdad") y repitió "Desesperada" y "Soy yo" (odio profundamente este tema), cantó la de Baute y "La chica YE-YÉ" que no pegaban ni con cola, además las sillas del recinto estaban muy unidas y eran muy pero que muy incómodas.
Me sorprendió el tipo de público que mueve Marta Sánchez: mariquitas teñidas, mariliendres horrorosas, marujas con su maridos babeando con los pantalones ajustados de la artista, gente muy rara que no se cómo definir y mucho latino, una mezcla muy rara que hizo que me preguntara qué pintaba yo allí.

Y todavía me lo pregunto, supongo que no tenía nada que hacer, que me invitaban, qué se yo.

En fin, el mundo se pierde una gran artista y como no puedo con lo casposillo y Marta Sánchez me cae bastante mal supongo que no volveré a asistir a ningún otro concierto suyo.

¡Qué de contradicciones! ¿No?

Es muy sencillo: Me gustó su concierto y valoro que es una gran cantante digna de admiración pero no es santo de mi devoción.Marta Sánchez

Commentaires

Ajouter un commentaire. Connectez-vous à Last.fm ou inscrivez-vous (c'est gratuit).