RSS
  • La Muñequita Rusa

    9 oct. 2010, 22h49m

    Yo no sé si era la construcción del Teatro Gran Rex o si yo estaba muy emocionada pero nunca escuché a un público tan fanático en todos los recitales que fui. Un público lindo, admirador de la pianista que estaban viendo; sin locura pero con pasión. Así que cuando entró realmente parecía que la construcción se iba a caer abajo de los gritos y aplausos con que fue recibida nuestra humilde Regina.

    Pero tan tímida y chiquitita como parece en el escenario cuando empieza a tocar y cantar se hace gigante y logra sacarnos en su primera canción, "The Calculation", una gran sonrisa. Y luego nos hace emocionarnos con su "Eet" y esa melodía tan cariñosa. Y así siguió una ola de canciones del nuevo disco "Far" una tras otra: Folding Chair, Machine, Laughing With, entre otras. Pero sé que todos nos hinchamos de alegría al escuchar "Better" y ni les digo cuando escuchamos "On The Radio" con su tarareo del final. Regina sonría ante nuestros aplausos y declaraciones amorosas y hasta le dedicó un feliz cumpleaños a una mujer con suerte.

    Y que linda fue la parte cuando sus violinistas y su baterista nos dejaron a solas con ella y su piano. Volviendo a los clásicos con Musicbox (¡esta canción sí que no me la esperaba!), Poor Little Rich Boy (sí, la de la silla), yendo a su lado rockero con su "That Time" y "Bobbing For Apples" y una canción cantada sin instrumentos que quedó hermosa. También la potente “Aprés Moi” consiguió penetrarnos, especialmente con aquella parte cantada en ruso que tan bien queda.

    Pero cuando volvió, ¡Ay cuando volvió! Ahí sí que recibió gritos y aplausos dehasta la persona allá al final del teatro en la ultima fila! Pero nos tranquilizó con "Samson" y a mí se me ablandó el corazón realmente. Volvió su banda y nos tocaron "Us" y su tierna "Fidelity" para dejarnos, ahora sí, con su "Hotel Song"

    [event=]Regina Spektor [/event]
  • Banda De Turistas en La Trastienda

    15 août 2010, 4h32m

    A veces uno tiene que dar oportunidades a las bandas nuevas y nacionales. Porque acá también tenemos música que vale la pena y así lo demostró Banda De Turistas en su recital en La Trastienda.
    Parecía que no había nadie pero apenas el telón se abrió y entraron ellos al escenario la gente se empezó a reunir adelante con oídos atentos a la primera canción: “La Hora Del Segundo”, con esa persecución un poco bailable -a cargo de Guido (y sus anteojos de sol)- y con sus coros penetrantes.
    Con sólo dos discos y un EP Banda De Turistas logró dar un recital corto pero macizo y fuerte, viajando por sus canciones con detalles electrónicos, gracias al sintetizador, como por las canciones con sonidos más clásicos y nos sorprendieron también al tocar algunas instrumentales de “Coctel Del Instantáneo” (tengo que admitir que antes las canciones de este EP no lograban convencerme pero sepan que cuando uno ve a una banda que sabe cómo tocar en vivo, la música se transforma en sonidos maravillosos; algo parecido me pasó con Franz Ferdinand). Y así después fuimos pasando por “Nadie Sabe Bien”, “El Rogadero” (¡qué bien que suena el bajo en esta canción!), “Sueño O” y la relajante “Las Sombras Han Ganado”.
    En “Todo Mío El Otoño” nos encontramos con esa melodía tan amigable y llevadera y la siguió “Mágico Corazón Radiofónico”, a cargo de esas voces e instrumentos oscuros, misteriosos y sin embargo seductores con estrofas sin estribillos.
    Y finalmente se despidieron con “Un Verdadero Cajón de Madera” y nos dejaron con el recuerdo de un panorama hábil pero divertido: Pato en los teclados, pasando un poco desapercibido físicamente pero en el sonido completamente importante; Guido golpeando los platillos y tambores pasándola realmente bien; Bruno aprovechando cuando no cantaba para recorrer el escenario, como un chico que está aprendiendo a caminar; Tomás animando el recital, haciendo movimientos extraños con sus manos y alentándonos para cantar y movernos un poco al ritmo de la música y Luis sumergido en su guitarra pero complaciéndonos al cantar “El Canto”. A estos jovencitos les queda todavía una trayectoria larga y triunfante.
  • Franz Ferdinand is LOUD!!!

    13 mars 2010, 16h56m

    Franz Ferdinand

    Realmente no sé como empezar hoy a relatar esta noche. Esta misma noche que empecé a vivir hace tres horas aproximadamente. Porque cuando uno va a ver una banda a la cual le tiene fe y altas expectativas lo pueden sorprender y hacerlo quedar conforme, pero, ¿esto? Esto es maravilloso, esto fue energía al cien por ciento, era como un surfista en un mar lleno de olas gigantes e increíbles, perfectas para ser remontadas.
    Hacía mucho que no iba a ver a una banda que le gusta hacer mucho ruido, y realmente me había desacostumbrado a este tipo de recitales. Se oscureció el Luna Park y empezaron a rondear las luces violáceas por el escenario y el público, con esos sonidos extraños de fondo; ahí fue cuando aparecieron cuatro hombres vestidos sobriamente y hasta uno algo elegante con su traje y corbata. Los que se creyeron que Franz Ferdinand era una bandita tranquilita por esa sedosa introducción de “Bite Hard”, se equivocaron…y mucho. En esa misma canción cambiaron de sonido y esta hermosa melodía pasó a ser un tornado de músicas multicolores. Le siguió “Dark Of The Matinee” con ese estribillo que me deja sin aire pero que es inevitable cantarlo. Así siguieron con nuevas canciones como “Send Him Away”, pero también con las del primer disco, como “Do You Want To”, haciendo cantar el “du du” que no se va por nada del mundo de tu cabeza. ¡Y esto es sólo el principio, gente!
    El volumen estaba algo distorsionado (pero ese fue un problema que pasó de largo) y tan alto; mis oídos no podían captar algunos sonidos de lo alto que estaba, ¡Pero sin embargo esto lo hacía fascinante! ¡Y tanta energía! No paraban de tocar ni para tomar un poco de agua. Canción tras canción, tras canción, tras canción. Para que se den una idea, el “descanso” de la primera sección del recital fue “Walk Away”, la canción más pacífica que tocaron. Y por más que Alex cantara que estaba viejo, no lo parecía; ninguno de los cuatro lo parecía. En cambio, semejaban ser jóvenes en plena pubertad disfrutando de hacer lo que le gusta: tocar música. Así siguieron tocando un set muy completo con canciones como “Take Me Out”, “The Fallen”, “What She Came For” (esta canción me facina!) y “This Boy”, haciendo piruetas por los aires y saltando en los amplificadores.
    Llegamos a “Outsiders”. A decir verdad, esta canción nunca había sido una que me atrajese, pero verla tocar en vivo cambió totalmente mi opinión. Pero de repente veo en medio de la presentación que Nick se va al costado y vuelve con un tambor y empezó a caminar por el escenario con este tambor, y fueron trayendo más tambores, platillos y bombos para ubicarlos al costado del escenario y empezar a hacer un rítmico solo de batería por cuatro personas. Bien, acá fue un momento importante para mi visión de la banda dado a que acá sentí que eran una banda. Si, ya sé, me dirán que Alex Kapranos (cantante y guitarrista) es el importante, pero me refiero, a que los vi como un grupo, haciendo trabajo en equipo. Así iban, dando vueltas a esta batería, cada uno sabía qué tenía que tocar para hacerla sonar bien, cada uno tocaba algo diferente, ponía su energía en ella de maneras diferentes. Un espectáculo que duró unos minutos, ¡pero que fue impresionante!
    Con esta canción dejaron a la Argentina la primera vez que vinieron por aquel 2006 acompañando a U2, pero esta vez, fueron más allá. “Outsiders” sólo fue una pausa. Luego de un par de minutos fuera del escenario, aparece Alex otra vez y nos deleita con su guitarra y profunda voz para tocar “Jacqueline” y cuando sus compañeros llegan otra vez, “No You Girls” empieza a imponerse en el escenario para hacernos mover los pies. Lo que me gustó de este recital fue que no hicieron la típica de dejar lo mejor para el final, sino que fue muy balanceado, y como acá apareció “This Fire” también lo hizo “Tell Her Tonight”. Alex había practicado algunas palabras en español y consiguió presentar a toda la banda en este idioma a la perfección. Así estaban ellos cuatro deleitándonos al público argentino: Nick parecía haberse tomado por lo menos cinco litros de café de lo activado y revoltoso que estaba, con esa expresión de nerviosismo moviéndose para todos lados, y Alex claro que lo acompañaba con esa posición flameante y algo imperial que tiene. Atrás estaba Paul concentrado en su batería, consiguiendo que la música tuviera ese ritmo acompasado y, algo alejado del los traviesos, estaba Bob con su bajo tranquilo.
    Uno se puede imaginar varios finales, pero nunca pensé que iba a ser con algo tan insospechado llamado “Lucid Dreams”. ¡Y la tocaron entera! ¡También el final ese electrónico donde predominan los sintetizadores! Así estuvieron por minutos y minutos con esos detalles repitiendo siempre lo mismo de variadas maneras. Primero se fue Alex indicándonos que su trabajo ya había terminado por esa noche, luego Nick, que así como había empezado bien prolijito con su traje ahora estaba en camisa y desarreglado, después Bob con su estatus bajo y ahí quedó solito Paul con su batería por un largo rato hasta que se fue. Todo para que en unos segundos volvieran a parecer los cuatro juntos y saludasen como una gran banda al público argentino y claro que este le respondió con grandes ovaciones y aplausos.

  • Lily Allen en Argentina, 2009

    20 sept. 2009, 20h13m

    Cigarrillos, bailes y saltos extraños, insultos, alcohol, buena música en vivo…. ¿De quién piensan que estoy hablando, de una banda de Rock? ¡Pero no damas y caballeros! Hablo de la cantante británica Lily Allen que por segunda vez visitó Argentina con más ganas que nunca. A mi me gusta llamarla “la verdadera cara del Pop.” Porque ella no necesita ser una “princesita” para ganarse al público, tener una voz trucha y aprenderse coreografías, con ser ella misma nos demuestra, y lo pude confirmar definitivamente hoy, que se puede tener éxito y buena calidad de música.

    Dado a que sé que mañana no me voy a acordar nada del recital, porque siempre me pasa lo mismo, (cuando termina el recital me sé todo lo que pasó, pero parece que dormir me afecta), son las doce y media de la noche y estoy escribiendo sobre lo que viví hoy. Así que empecemos:

    Se apagan las luces, griterío pero por un rato no pasa nada. Hasta que se escucha la introducción de “Everyone’s At It”, y el telón se baja cuando ella empieza a cantar. Allá estaba la Diosa, en la escalera dándonos la espalda, con una malla negra y un saco azul algo brillante, cantando sobre drogas. Yo ya esperaba que entre con esa canción, dado a que estuve viendo las listas de canciones de los recitales anteriores. El público realmente estaba de buen humor, se notaba que todos estábamos felices de verla.
    Termina la canción, y nos saluda en español, como hacen todos los artistas del exterior y sigue con “I Could Say”. Así continúa el recital, con un cover de los Kasier Chiefs de la canción “Oh My God” unida al tema del primer disco “Everything’s Just Wonderful”, después “Never Gonna Happen” con esas bases de tango que tiene, “LDN”, “Him”…. Nuestra protagonista de la noche cantaba con esa hermosa voz que tiene, nos animaba y se estaba moviendo todo el tiempo. ¡Hasta invitó a una nena a subirse al escenario!
    Así llegamos al set acústico, con las canciones “He Wasn’t There” y “Littlest Things”. En la segunda se sentó primero en el borde del escenario y después en el último escalón de la escalera y nos deleitó con esa canción tranquila donde el piano toma un importante lugar y su voz se muestra al mundo. En el medio de las canciones también nos hablaba. Muchos habrán prestado atención cuando dijo, ¡que para ella los argentinos éramos mejores que los brasileros!
    “¿La están pasando bien esta noche? Parece que sí, y si no, sonrían”. Algo así dijo antes de cantar su éxito “Smile”. En el estribillo nos hizo cantar por separado a cada sector, para en el final hacer un estilo de remix del mismo.
    Acá fue cuando nos abandonó por un rato, para volver vestida diferente (una solera muy linda en mi opinión) y empezar a cantar esa canción que a todos alguna vez en nuestras vidas nos dan ganas de cantar. “Fuck You” fue bien recibida por el público argentino como si nos estuviéramos descargando contra esa persona que le queremos decir exactamente eso: fuck you.
    Todo llega al final, y sé que es “Not Fair”, pero Lily no se iba aquedar toda la noche. Sin ser tan dramática como otros, simplemente deja el escenario dejándonos a todos totalmente satisfechos. Probablemente muchos queríamos que cante unas canciones más del primer disco y que llegue el recital a la hora y media, pero no nos podemos quejar realmente.