Articles

RSS
  • Save us, we are the future...

    27 sept. 2011, 4h04m

    Last.fm siempre me ha parecido un lugar genial, pues me siento como en casa; un lugar en donde no tengo que ver las tonterías que los demás quieren que yo vea, y donde yo puedo hacer y decir las tonterías que quiera puesto a que nadie más está obligado a verlas. Por eso me decidí a escribir una entrada aquí.
    ---

    El ruido del exterior, el exceso de vehículos y de personas, el acelerado flujo de información en Internet... es un poco cansado y estresante para mí. Me altera y no puedo pensar claramente. Aún así, intento hacerlo lo mejor posible, y cuando fallo, busco música para calmarme.

    En este caso estoy usando el tema de Mononoke Hime, específicamente el del álbum Princess Mononoke Symphonic Suite. Me trae a la mente tranquilidad y pasión. Disfruto mucho escuchándola, es un gran cambio a la vida tan esquemática y progresivamente pensada que llevo... siempre cae bien algo de sentimiento después de muchas y frías matemáticas.

    Es más, siento que incluso he estado perdiendo la habilidad de escribir con el corazón, porque de algún modo me preocupa más no tener typos y poner bien los BBCodes, que alguien más 'sienta' mi entrada como yo la sentí al escribirla. Creo que es parte de la insensibilización causada por los excesos de ruido, gente, información, datos, números... siento que estoy enloqueciendo. Lo curioso es que es un mal común que aqueja a todos aquellos inmersos en lo mismo; somos víctimas de uno de los tantos efectos de la globalización...

    Necesito darme cuenta de que estoy vivo... necesito volver a sentirme vivo... quiero volver a sentir el viento como lo hacía antes, y también escuchar los pájaros a lo lejos. Extraño mucho ese sentimiento, de verdad. Necesito tener ganas, y hacer todo lo que me hacía feliz.

    Y por eso te necesito, Iázkara...

    Tráeme a la vida de nuevo, enséñame a disfrutar de ti y de tu cariño, muéstrame lo equivocado que estoy al intentar racionalizar la vida, y no olvides traer contigo la pasión que nos caracteriza.

    Revíveme, revívete... yo prometo mantenerte viva de ahora en adelante, todos los días de mi vida...