Articles

RSS
  • David sin Brian

    30 jan. 2009, 1h36m

    Extraordinario concierto de la parte más visible de los Talking Heads. Increíble que sin mayores pretensiones este cincuentón -sin gracia alguna para el baile- moviera al público japonés a contonearse, gritar y silbar sin recato alguno. Aquí el respetable no suele ser muy aplaudidor, pero a este hombre le sacamos tres encore. El set tal como lo ofreció al principio del concierto, varias del nuevo disco, solo dos del My Life in the Bush y unas cuantas de la época con los Talking Heads. No requirió mayores recursos que una guitarra en sus manos, una banda de buenos músicos, tres jovencísimos y bellos bailarines y sencillas coreografías en las que todos los músicos, incluido él mismo, participaban, para tenernos desde el principio a su merced.

    Cuando escuché Once in a life time y Burning down the house me dieron ganas de llorar a gritos, de subirme al escenario y declararle al hombre mi amor incondicional. Jamás me imaginé que viviría lo suficiente para oírlas cantadas por él en vivo. No cantó Psycho killer, porque la condición es que cantaría solamente aquellas en las que hubiese participado Brian Eno. Pero así estuvo mejor, porque sabe Dios a qué desfiguros me hubiese llevado oir esa canción.

    Felices nosotros, sus músicos que fotografiaban al público japonés, felicísimo él, bailó vestido con un tutú de ballerina -de esta guisa terminó el segundo encore- y se despidió de Tokyo con una sonrisa gigantesca en esa cara de escocés que adorna a este genio de la música.
  • Alonso Arreola en Tokyo

    5 déc. 2008, 8h11m

    Buenísima tocada.[url=http://www.flickr.com/photos/ocultaphoto/ nofollow=yes]www.flickr.com/photos/ocultaphoto/[/url]
  • Lost Acapulco en Tokyo

    15 oct. 2008, 6h31m

    Se trató del último concierto que dio la banda en su primera gira por Japón "Destroy all the bathrooms Tour".

    Desde temprano en el Club Jam -ubicado en la parte "peligrosa" de Shinjuku- a pesar de una tormenta eléctrica que dejó a Tokyo en la oscuridad por unos minutos, se soltaron a tocar 6 bandas en un foro diminuto. Lost Acapulco fue la única banda visitante. Las locales sobresalían por la calidad de sus actuaciones y lo bien ensayadas que lucían en el escenario. Todas ellas en una línea muchos más melódica que los duros mexicanos y tocando por lo menos un cover de alguna canción conocida. El que se oyó de la melodía de "Twilight zone" era para ponerse chinito de gusto.

    El público consistía en poco más de 30 personas, de las cuales unas 12 subirían en algún momento al escenario a tocar, por lo que se trataba más bien de una fiesta entre desconocidos. Eso sí, varios individuos eran representativos de las más llamativas tribus urbanas de Tokyo, incluyendo a los ebrios norteamericanos que no faltan en los bares del mundo entero.

    Pero el ambiente no comenzó a caldearse sino cuando salieron al escenario las chicas de Goggle-A. Con los minivestidos y su forma de bailar, fueron el deleite de los hombres. Por cierto, junto a mí estaba un muchacho francés haciéndola de fotógrafo profesional, pero que dejó de lado la objetividad del oficio cuando vio moverse a la preciosa corista de Goggle-A. La chica no cantaba gran cosa y tocaba más bien con desparpajo el pandero, pero con una peluca rubia platinada y unas piernas deliciosamente torneadas fascinó al de la cámara, que no dejó de tomarle fotografías desde cualquier ángulo posible.

    Los de Goggle-A no dejaban de dar las gracias a Lost por haber venido a tocar y por haberlos invitado a México. Los de Lost agradecían entre el público, pero no podían disimular los nervios por el reto que significaba cerrar la noche, luego de haber oído lo bien que tocaban todas las bandas que les antecedieron en el escenario.

    Una vez arriba, con máscaras y todo, los mexicanos dieron lo mejor de sí. El Sr. Ramírez (bajista) se lució leyendo mensajes en japonés entre canción y canción. Y al grito de "A güevo" se aventó un brindis con los que estaban en primera fila y luego agradeció a los 2 mexicanos que acudieron -acudimos- a verlos. Eso sí, nos quedamos con las ganas de oír el grito de ¡MANCOSTAI!

    [url=http://www.flickr.com/photos/ocultaphoto/ nofollow=yes]www.flickr.com/photos/ocultaphoto/[/url]